¨E l que es tonto no acepta que su padre lo corrija, pero el que es sabio acepta la corrección.¨ – Provervios 15:5

Anuncios